18 mar. 2018

Asesinato de la concejala brasileña Marielle Franco - Los tiros que salieron por la culata.

- Marielle Franco - Foto de libre circulación en Internet -



Si hay algo que no hay más cabida en Brasil, es la violencia, y esta violencia está ramificada con profundas raíces desde la colonización portuguesa. Es un país (de hecho mi país de nacimiento) lleno de odio y resentimientos donde la educación primaria es pegar, maltratar, vengarse, violar, destruir. Un país dividido por la segregación racial y económica. Un país intolerante gobernado por corruptos y asesinos del estado. Ya los traficantes y la delincuencia, vamos... Esto es consecuencia y lo de menos comparado a los atropellos políticos que ocurren desde que tengo uso de razón y que se arrastran mucho antes de mi existencia. 

La enésima intervención militar actual, que se justifica para detener los pies a la delincuencia, delata la muerte inminente de un sistema moribundo que cae de podrido por su cáncer social que viene carcomiendo el país y no hay cura sin una reforma radical. Pero parece que antes ocurrirá el inexorable colapso que se avecina como única forma de que el pueblo pueda desarrollar una consciencia.

Sin entrar en cuestiones profundas de política ni términos partidarios, justamente por mi aversión a  la política en general, mi opinión sobre el asunto no deja de ser útil y también un derecho.

La muerte de esta mujer, una concejala formada en sociología, comprometida con su pueblo y con sus ideales de cambio - aunque no sé hasta que punto, visto que en la política nadie es santo - ha sido un acto de barbarie más, con la diferencia que se trataba de un personaje político de peso entre las minorías discriminadas y por lo tanto la mayoría que la eligieron. 

Los tiros que le han dado muerte, al mismo tiempo salieron por la culata, porque ahora es una mártir, tal como ha sido Steve Biko (Sudáfrica) y Martin Luther King (Estados Unidos). Ahora los ojos del mundo, olvidaron por un momento el medio-oriente, Rusia, Corea del Norte, Siria o Palestina y toda la parafernalia con que se ocupaba, para fijarse en Brasil, visto que la muerte de esta señora ha sido la gota que ha colmado el vaso y esto, lógicamente, traerá muchas repercusiones negativas. El grito está en el cielo. Incluso la ONU ya está pidiendo explicaciones y en breve la comunidad internacional pisará los talones al Gigante pseudo gentil, porque lo que está ocurriendo allí, eso sí es terrorismo del bueno. Terrorismo real. Terrorismo de estado, terrorismo social, policial y civil.

Desde que ha explotado esta bomba, en el pasado miércoles 14 de marzo de este año, las redes sociales no hablan de otra cosa. Con la diferencia que no será más uno de esos temas virales que duran una semana y luego sería olvidado. La concejala ha sido asesinada porque se había convertido en la piedra de las botas militares que intervienen en las favelas - y no matan sólo a bandidos, sino también a muchísimos inocentes, pero no responden por ello - como era también la piedra en los zapatos de "Prada" de la élite que es el primer dueño del país, después de los traficantes y los políticos hasta el cuello de casos de corrupción sórdida y descarada. Sólo que ahora no tienen como ocultarse. Está claro que esto es un crimen de estado. Algunas cabezas deben ser cortadas, dice la comunidad internacional. Además esto tiene pinta de afectar los tratados de la Mercosur...

Lo que ocurre ahora es que se tiran las culpas unos a los otros, mientras la mayoría - actualmente partidaria de la extrema derecha, de la legalización de las armas, de la Ley del Talión, la cosificación de la mujer, de la homofobia entre otras lindezas - están poniendo la difunta a parir en Internet, acusándola de apretar el propio gatillo que la ha matado, porque estaba comprometida con la causa feminista, la causa de los homosexuales, con la causa de los segregados (pobres, negros, mujeres, niños) y con una maldad sin precedentes, se atreven a decir a gritos que ella debía morir por bocazas, por feminista, por lesbiana, por negra, por fumadora de hierba entre otras perlas abrumadoras. Esto me ha impresionado mucho porque viene de la boca, puño y letra de gente que también padece las consecuencias de las lacras que ella estaba intentando combatir, sabiendo que llevaba la amenaza de la muerte prematura en sus espaldas aunque nunca se quejó de ellas. Pero no se calló y Olé sus ovarios. En fin, una vergüenza de tallas dantescas que se abalanzó sobre un pueblo conocido fuera de sus fronteras, a través del estereotipo flexible de ser alegre y festivo ante la adversidad, por sus bellezas naturales y femeninas, por su carnaval, su café, su liberalismo y sus futbolistas. Pero ahora la máscara se les ha caído de un golpe pues nunca han sido eso que ustedes piensan o pensaron. Ya vengo diciendo... Conozco bien a mi pueblo y es por eso que no convivo con ellos desde hace casi tres décadas. Por algo será...

Para terminar, condeno este crimen, como condeno todos los crímenes sea contra quienes sean, ricos o pobres, personajes públicos o anónimos, en Brasil o en la Cochinchina. Vengo condenando desde que he decidido, en la primera oportunidad, salir de mi tierra hostil, para encontrarme con otro tipo de hostilidades en la tierra de los que se dicen "primer mundo", y que entre dientes me acogieron. Vine para hacer valer mis derechos y vivir con relativa paz, pero todos sabemos que las cosas por estas bandas también están entregadas en las manos del demonio de la sin razón, sobre todo, en España. 

Esta manera de callar a las personas que tienen algo importante y vital que decir es inadmisible y está pasando de los limites de la impunidad, de la indecencia, de lo abominable, sobre todo cuando la orden de ejecución sale de quienes deberían protegernos a todos, porque así dice nuestras leyes y así pagan nuestros impuestos. En fin, crimen hediondo que espero que cause el máximo revuelo, porque justicia, no creo que se haga... No obstante, espero que sea la mecha que saltará por lo aires toda esta montaña de mierda en que se está convirtiendo todo.


Marielle Franco, descanse en paz y tu muerte no será en vano.


Aquí les dejo las fotos de esta tragedia:



El motorista Anderson Gomes también asesinado en el coche


Cuerpo sin vida de Marielle franco con cuatro tiros en la cabeza


Las huellas de la muerte. Sangre de una guerrera.


 Indignación

 El estudio de los disparos

Entierro de la socióloga y Concejala Marielle Franco


Manifestación multitudinaria tras la muerte de la concejala.



Vea más:





Andréa Cristo 2018
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...