3 abr. 2018

Mi mundo perfecto



- Obra: El Artista Maldito - Arte Digital Andrea Cristo -



Acto I - En  mi mundo no hay política ni religión. ¿Por qué? 

Porque en mi mundo nadie vive de mitos y creencias. Viven de hechos. Dios no es propiedad de nadie y la gente no necesita líderes porque cada uno sabe qué hacer en su cadena existencial. En mi mundo, la gente sabe dónde está, porqué está y conoce su sentido, su cometido, su lugar en la comunidad y en el planeta sin escudarse en la jerarquía, porque nadie es mejor que nadie. Asumen sus responsabilidades, su misión, su importancia, su significado. No hay secretos ni misterios. Todo está muy claro para todos y no se complican la vida mutuamente, sino que se ocupan en vivir el tiempo que le ha sido asignado en armonía, donde la gente comprende que espiritualismo no tiene nada que ver con religión ni materialismo no tiene nada que ver con posesiones ni política.

Acto II- En mi mundo no existe el horror a la muerte y por ende no es susceptible de ser utilizada como modo de tortura psicológica ni manipulación. ¿Por qué?

Porque en mi mundo la muerte es sólo el fin de una existencia que tuvo un principio. No es nada dramático ni digno de temor. Es sólo el cese de las funciones vitales de algo que estaba vivo. Una ameba no tiene miedo a morir... Una palmera no tiene miedo a morir... Un león no tiene miedo a morir. Pero saben que un día tendrán que morir... El miedo a la muerte es cosa del Ego humano y sólo suyo. En mi mundo, las muertes se producen naturalmente, sin violencia, sin agonía, sin sufrimiento, tal como el nacimiento, donde nuestra madre no tiene que casi morir para darnos la vida. En mi mundo no hay dolor innecesario, no hay enfermedades, no hay asesinatos, no hay malos tratos, no hay odio, tampoco amor posesivo y dictador que no es más que un tentáculo del Ego que no sabe más que odiar a todos incluso a sí mismo. Mi mundo es un lugar donde el dolor y la muerte, no es algo provocado por el estrés ni el miedo... Es El Ego quien magnifica y eterniza el dolor y tiraniza la muerte.

Acto III- En mi mundo no hay dinero. ¿Por qué?

Porque el dinero, en mi mundo no ha sido creado, visto que mi gente se trata de una civilización inteligente. Una cosa que enfrenta y enemista a los seres humanos, no existe en mi Universo. La gente vive de trueques y se complementan; suman en lugar de dividir. No compiten, sino que trabajan juntos y colaboran para el bien común. En mi mundo la gente nacen con empatía y son conscientes de su unidad por naturaleza, compartiendo todo lo que tienen equitativamente. No viven para trabajar ni trabajan para vivir.... Trabajan en lo que les gusta y no porque están obligados. No matan ni traicionan por un trozo de papel, donde en este otro mundo infernal - socio y políticamente creado por generaciones de seres que no tienen corazón - le ha sido asignado un valor ficticio, limitado, bárbaro y finito. El precio de las cosas en mi mundo, es la capacidad de generosidad mutua. La capacidad de amar al prójimo y apoyarle incondicionalmente, porque además, el prójimo hace su parte amorosa y voluntariamente para merecer todo lo mejor de sus semejantes y retribuirles en la misma medida.

Acto IV - En mi mundo no existe la superpoblación. ¿Por qué?

La gente no ponen hijos en el mundo por capricho, descuido o por irresponsabilidad. En mi mundo el sexo ni es tabú, ni es sobrevalorado. La gente de mi mundo conoce el funcionamiento de su cuerpo, su mente, y por ende, el comportamiento de sus hormonas. La gente es consciente de que el amor carnal es algo pasajero y no llenan el mundo de niños por atender una necesidad fisiológica ni un instinto maternal, paternal o de autopreservación (llámalo X) arbitrario. En mi mundo, las parejas tienen un sólo hijo hasta que este hijo quede adulto e independiente, y luego, piensan y planifican si tendrán otro o no. Un sólo niño debe tener la atención de sus padres hasta que se emancipen. No somos como las demás especies que tienen una prole enorme que se independiza rápidamente. Los niños humanos cuando tienen que competir con su propio hermano por la atención de sus padres "imperfectos", desarrollan lo que yo denomino el síndrome de la cría del águila real. Se odian y se matan entre ellos. El mundo es el resultado de la falta de control de la natalidad: Superpoblado con personas mentalmente enfermas o potencialmente mentalmente enfermas porque son eslabones de una cadena de programaciones defectuosas a través de los tiempos. 

Acto V - Mi mundo no tiene fronteras. ¿Por qué?

Es un planeta vivo donde hay lugar y recursos para todos.... Todos son iguales independientemente de los rasgos étnicos o de la cantidad de melanina en su piel. No hay lugar para comparaciones culturales, raciales (porque no tenemos conceptos de raza y las culturas son sanas en los cuatro rincones) ni tenemos disputas territoriales. El planeta es de todos y volvemos a los "Actos" anteriores, para que esto funcione.

Es cierto, mi mundo es la más grande de las utopías... Pero ¿quien ha dicho que mi mundo no existe ya en alguna parte del Universo? Visto que, si somos capaces de imaginarlo, ya existe en alguna parte pues, es un "hecho" que la mente "crea". Eso es lo que deseo para mi prójimo: Un mundo que no veré, no disfrutaré, pero deseo que exista con toda la voluntad de la energía que me mueve - y que nos mueve a todos - para aquellos que vendrán. Es el mundo que deseo para todos ustedes del futuro cuyos incluso no existen, todavía. Pero no podéis vivir allí antes de comprender el milagro de la existencia.


Andrea Cristo.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...