26 may. 2018

Cloud Atlas - Atlas de las Nubes.




Los hermanos (hermanas) Wachowski son genios del cine. Ni más ni menos. Podría hablar horas de esta película - que se puede traducir como Cartografía de las Nubes, Mapa de las Nubes, o Atlas de las Nubes, como queráis - es una película muy profunda, en mi opinión, después de la trilogía Matrix - escrita y dirigida por los mismos hermanos, no como una película cualquiera sino como una abrumadora maravillosa revelación de las sospechas espirituales individuales del sentido de nuestra existencia... Sacada de una novela del escritor británico David Mitchell que no conoce casi nadie que veo presumiendo de grandes lectores de todo cuanto hay. A estos que se queden todavía con las milongas de Paulo Coelho. 

Cloud Atlas también ha sido un estruendoso fracaso de taquilla, al igual que Aniquilación dirigida por Alex Garland desde la novela de Jeff VanderMeer, otra obra de arte inigualable hasta el momento. Las dos abordando cuestiones existenciales de peso pesado para los filósofos modernos. Esta película, a mi suerte o pesar, ha sido estrenada en 2012 y nunca había oído hablar de ella, hasta ayer, cuando me quedé con los ojos clavados en la pantalla desde el primer momento hasta al final. Tuve que verla tres veces para absorber el lujo de detalles y eso que la película tiene tres horas de duración. 

 La sincronicidad reside en que en el 2012 he tenido una profunda crisis existencial con derecho a intentos de suicidio y el inicio de episodios casi cotidianos de crisis de pánico que padezco hasta hoy, pero afortunadamente - tras tanta reflexión del porqué - en disminución progresiva, justamente por estar en conflicto con la idea de vida asociada a la esclavitud y la lucha por una libertad de la cual no tenemos ni idea, la maldad y el sufrimiento constante al que viene siendo sometida la humanidad, y quien sabe, otras razas en este vasto Universo. Pero no echado mano de esta película en el momento que ella había acabado de ser creada, sino cuatro años después al día de hoy... Cuatro años intensos en mi vida madura en la lucha por mi propia supervivencia y la tormentosa incertidumbre por la supervivencia de los demás, en un mundo que no deja existir los "libre pensantes". 

 Estos años han sido el tiempo en que entré en contacto con el más abrumador sentimiento de desolación hacia mis desgracias pasadas, las desgracias mundanas como también el "proto" compasivo sentimiento de empatía hacia mi semejante... Añadiendo a este amargo desquiciado cóctel, un gran sentimiento de odio hacia mí misma, que por ventura, ha sido superado con éxito, a tiempo. Visto que, la empatía adquirida en todo su esplendor, incluye a uno mismo cuando está del todo "programada" en nuestra psique. De ahí vino el perdón a (casi) todo, a (casi) todos y a está todavía "loading" el perdón total a mí misma, cuya he sido muy mala conmigo misma, más de lo que debería ser con los demás, sobre todo, mis verdugos. 

En fin, relato este pasaje de mi vida, porque la tengo como un libro abierto - aunque he arrancado algunas páginas - muy acorde con la patada de la evolución que he llevado en mi ignorante trasero humano, para que me despertase de mi pesadilla. Aunque no sin antes vivir esta pesadilla en toda su miseria. 

 En esta época mencionada, yo he tenido las más surrealistas disputas internas y externas. Pero no puedo quejarme, pues he invocado con todas mis fuerzas la abertura de mis ojos y no he pedido respuestas, sino que pudiese hacer las buenas preguntas. Y de pronto se me cayó el mundo encima como Atlas en la mitología Griega y tuve que cargar este mundo en mi débil espalda por atreverme a adentrarme en sus misterios de forma muy abrupta, subestimando mis debilidades y casi me está costando el resto de juventud y fuerzas. Pero vale la pena. Pues ahora sé que estoy viva. Antes estaba vegetando. 

 La película tiene sus defectos, como todo creado por mano humana, pero estos defectos de realización, no eclipsa su genialidad. No es una película para hacer llorar, pero de aquellas que te estrujan el cerebro hasta que te das cuenta que la estás comprendiendo como se merece y de pronto, te ves completamente identificado con todos los personajes, en todas sus épocas y en todos estados existenciales y emocionales. Quiero decir que, recomiendo esta película a los inquietos, a los ávidos de reflexión hasta el punto de tocar la locura con derecho a centros psiquiátricos donde realmente diseccionan tú mente, como en los que estuve yo...´Aunque no encuentren nada que esperan para apoyar sus arcaicas teorías. 

 El imbécil capaz de criticar negativamente esta película, es un esnob ignorante perdido, carente de todo sentido del arte tal como el crítico literario que aparece en principio de la película... (Spoiler ligero) 

 Como película, no da respuestas a ninguna pregunta y eso es lo que quiero aclarar para que no haya malos entendidos, pues nada es verdad, hasta que se instale en la realidad de cada uno. Sino que es un instrumento que se sincroniza con la corriente de pensamiento más espiritual y revolucionaria que se está cosiendo "de forma invisible" con "hilos invisibles" para que seamos conscientes de nuestras respectivas prisiones, comprender la mecánica de las cadenas, para poder liberarnos con toda la esencia primigenia de la palabra "Libertad". 

 Es por eso que no ha sido muy aceptada. La gente no quiere pensar. Les entiendo, es muy doloroso y sé cuanto cuesta... Hay que tener agallas y estar dispuesto a morir por este derecho: "Pensar por sí mismo".


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...