29 jul. 2018

Ley de igualdad de género anunciada por Carmen Calvo - Reacción catatónica a los comentarios en la red.



Los comentarios sobre esta ley no tienen desperdicio. Antes que me vengáis con sus pezuñas fachas debo decir que no soy ni feminista, ni de izquierdas (ni de derechas)  ni soy española, aunque he dado 27 años de mi pellejo a este país, cumpliendo rigurosamente con la ley, pagando mis impuestos, aguantando desfachateces callada - racismo, xenofobia, machismo, feminazismo -  integrándome, aunque no lo suficiente, visto que para ustedes jamás es suficiente. Uno además tiene que lamerles el puto culo maloliente que tenéis... En fin, por amor a ESPAÑA y no a los españoles... Visto que quiero que los españoles se jodan, por listos... 

Tampoco estoy de acuerdo con esta ley, visto que es RADICAL y todo lo radical e impuesto a fuerza es infame y destructivo. Pero ahora me doy cuenta que tengo dos vergüenzas ajenas: Una que ya me persigue toda la vida que es ser brasileña, lo que sería en vuestro lenguaje, ser una puta e inmigrante, (da igual mi nivel de estudios o mis principios morales que ustedes pasan por el forro), además ahora tengo vergüenza de ser también española... Y no soy nacionalizada por pedir limosnas al gobierno, ni por chupar la polla a nadie, ni por casarme con el español de turno, o lo que sea que vengáis argumentar, y es más, mientras he estado ahí en este estercolero que se ha vuelto España desde que el PP ha puesto sus pezuñas encima, desde la era Aznar, hasta la era Rajoy, he creado puestos de trabajo durante años a dos "españoles" en mi empresa que desgraciadamente vino a pique no hace mucho por consecuencias obvias. Nunca me habéis dado de comer hijos de la gran reverenda puta! Siempre he luchado para ser mi propio jefe, malnacidos! Y como yo, muchos inmigrantes lo logramos para tapar sus bocas maledicentes, que nunca están contentos con nada. He sido autónoma desde el principio hasta el final en que me he cansado, no sólo de España y de Brasil por ser países de caciques, de corruptos, de gente ignorante, violenta, sectaria, mas de todos países de orígen LATINO históricamente. 

Ustedes son BASURA! Infames!!! ¿Cómo es posible que sigan diciendo que los inmigrantes son el problema del país? ¿Cómo pueden seguir diciendo que una mujer no tiene capacidad para levantar 30 kilos de cemento al Sol, hijos de puta! Sus propias mujeres, españolas de pura cepa, que ya he visto en el campo tirando de cestos de 100 kilos en la vendimia para dar de comer a sus hijos. Mujeres españolas que he visto con tres trabajos de mierda, mal pagados, durmiendo 4 horas por noche, para dar de comer a sus maridos en paro! Mujeres españolas que he visto ir en el Mercadona y no poder comprar carne para su prole y contentarse con huevos, pasta y pan en los tiempos de hoy y en un supuesto país de primer mundo. Mujeres que han perdido sus pisos después de haberlos pagado 20 años y por la crisis ser desahuciadas con toda su familia a la puta calle. Cierren sus putas bocazas animales de bellota. Pijos fachoides de mierda! Todos ustedes que comentan no tienen ni puta idea de lo que es tener que sobrevivir con 700 euros al mes. Iros a tomar por culo, anda. Yo me he ido hace tiempo porque ustedes no tienen arreglo, no hacéis más que quejaros sin mover paja y a pesar que acompaño lo que ocurre en España, porque la amo, no pienso volver a esta cloaca en que habéis transformado el país con este pensamiento de garrulos subnormales. Saludos desde Noruega, payasos. Aquí esto que ha hecho el gobierno de Sanchez, la vieja loca como denomináis a la actual vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo, no es una ley radical impuesta como está siendo ahí, es un acuerdo popular de los dos géneros, es un derecho fundamental de todo ser humano, hombres o mujeres. También favorece a los inmigrantes, que hay muchos incluso españoles, y nativos por igual... Y aquí no hay este tipo de debates de neonazis y fascistas y de gente que no hace más que rascarse el culo sentado comodamente delante de las redes sociales atreviéndose a hablar de problemas QUE NO ENFRENTAN. A ver si aprendéis a ser personas, bando de fotocopias de opiniones de mierda!

Lo dicho.

Andréa Cristo.





13 jul. 2018

Estoy invisible - Confesiones de la consciencia.



"Estoy"
Invisible


Quizás mis lectores piensan que duermo en sábanas de seda y que a través mis escritos, piensan que he vencido, titanes y dragones. Sí lo hice, pero las quimeras vuelven a mi realidad, una y otra vez. El porqué, no sé. Es un asunto mal resuelto que ya no tengo ganas de estrujarme el cerebro, porque ya lo hice incesantemente durante toda mi vida, sin encontrar solución, por lo tanto considero este hecho como algo que no puedo cambiar. Lo que no podemos cambiar, hay que dejar seguir su curso...

Si hay una verdad para definir mis problemas metafóricamente, sería decir que tengo muchas llaves maestras, pero no encuentro las puertas. Estoy en un mundo sin puertas. Una llave sin puerta, por más preciosa que sea, no sirve para nada.

Así que me encuentro hace cuatro años en una especie de "loop", una banda de Möbius. Sería inútil explicar que eventos se están repitiendo en cuatro años, para que yo esté en un callejón sin salida. Así que, la solución cuando encuentras un callejón cerrado, es volver por donde has venido, para encontrar otro camino, pero en mi caso, cayendo en otro callejón cerrado. Después de mucha reflexión y cálculos existenciales, llegué a la conclusión de que esto vino a raíz - y digo con sinceridad sin miedo a la verdad - de mis apuros económicos, aunque tenía un piso de alquiler relativamente confortable y comida, pero también tenía deudas; muchas... En este enredo, he conocido a un hombre que ha puesto en mis manos la cantidad de veinte mil euros para solucionar mis problemas, uno de ellos, pagar a una señora que me había prestado seis mil euros, cosa que no pude hacer, pues creo que ella pensaba que jamás le pagaría y se ha precipitado cerrando las puertas de cualquier comunicación. En fin... Tampoco la estaba debiendo durante años, sino pocos meses. No era para que se hubiese puesto en este plan radical. La he buscado para pagarla, pero nada. 

Yo y este hombre, no éramos pareja, pero nos entendíamos. No era mal tío, para nada, era hasta incluso ingenuo, divertido, muy, pero que muy culto, pero ha hecho algo nada honesto con su padre para poder darme el dinero, es decir, el dinero era robado. Bueno, digo desde del punto de vista de la omisión del pedido de permiso, visto que tenía derechos a sacar cualquier cantidad del banco, pues la cuenta también estaba a su nombre. Cuando he descubierto que yo tenía responsabilidad en el tema y que de cierta forma indirecta yo había participado en eso, ya no podía devolver el dinero, porque ya lo había utilizado. En fin, después de eso no he levantado cabeza. Sé que mucha gente dirá, "no ha sido tu culpa" o "el dinero también era de el" pero no lo veo de esta forma. Eximirme de culpa sería una evasión de responsabilidades. Una canallada. De hecho, no he sido quien ha sacado el dinero del banco traicionando la confianza del padre de este hombre, pero lo he instigado, aunque inconscientemente. En realidad, con cada acto, cada palabra, cada movimiento, influimos en los demás. Y eso es un hecho como la copa de un pino.

Sé que mucha gente dirá "pues mira, mucha gente hace putadas graves y conscientes de lo que están haciendo y los les pasa nada, y es más les va cada vez mejor"... Diré que es cierto, sin embargo, son psicópatas, gente que no tiene introspección ni remordimientos, por lo tanto no sufren el efecto rebote de sus actos, salvo si son mega criminales donde la justicia de los hombres entra en acción y a veces ni eso cuando son psicópatas realmente cuidadosos. Para que asumamos una responsabilidad de algo que hemos hecho a alguien, directa o indirectamente, hay que tener empatía y sentido de la responsabilidad. Es un lastre del principio honestidad, lo asumo, pues la gente mala por naturaleza, al carecer de estos principios, no crea en su realidad el efecto, digamos, de la cobranza del Universo visto que desde que nos hacemos conscientes de nuestro error, las consecuencias del mismo empiezan a existir en la realidad. Sé que esto es una teoría mía, pero ya le visto en la práctica, no sólo conmigo, pero con mucha gente que he observado. He conocido gente realmente sórdida, pero que a pesar de eso, duerme en los laureles ¿Por qué? Porque no tienen consciencia, por lo tanto hacen mal, pero que parecen recibir siempre el bien, es porque los dos fenómenos no están programados en su escala de valores, por lo tanto de la misma forma que ignoran los fenómenos, los fenómenos ignoran a ellos. Ya he hablado de esto en este espacio.

Después de esto, no he logrado hasta el día de hoy ni tener una casa, ni un empleo, ni buenas relaciones. Nada... Es como si me hubiesen maldecido a la ruina total, tanto que caído en total miseria al punto de dormir en la calle varias veces y no tener qué comer, a pesar de que vivo "temporalmente" en un estudio en Suiza. Por cierto ya he hablado de las condiciones Suizas de inmigración en este espacio. Pero vamos, no es una metáfora, digo que he dormido en la calle durante tiempos intermitentes, he dormido en un bosque y en casas de acogida aquí en Suiza y corro el riesgo de que esto ocurra nuevamente dentro de menos de quince días, si no encuentro una salida tangible a este caos en que se ha vuelto mi vida. Lo único que tengo hoy es la convicción que el caos no es permanente... Si pierdo esta convicción, cosa que acecha, estoy realmente perdida, visto que últimamente mi propia mente conspira contra mi.

La escasa gente, en este periodo, que intentaron ayudarme, lo hicieron a medias, pero no les juzgo. Cada uno hace lo quiere y puede, me da igual. Pero el fenómeno me desborda cuando veo que , cosa que emprendo es cosa que fracasa, no prospera, por más bien hecho que esté. Cada decisión que tomo, por mejor que lo haga, desemboca en otro problema. Cada oportunidad, es saboteada por eventos fuera de mi control. Ejemplo: He ido a vivir, en el principio del año 2016, en una comunidad suficiente, Hippie, en los Pirineos Aragoneses, y todo fue bien hasta el mes de julio del año citado, cuando de pronto, todo cambió de una forma violenta y sin aviso... Bueno, la vida es así, pero últimamente me enfrento a estos cambios sin tregua. Vivía en una caravana cedida por el líder del lugar, en el intento de deshacerme del sistema y encontrarme con la libertad, la naturaleza, aprendiendo a sembrar, a sobrevivir en la montaña, teniendo tiempo de sobra cultivar el espíritu, dedicarme a mi arte, incluso he construido un Jardín Zen precioso para la gente de este lugar. Hasta que el Líder de la comunidad, empezó a cortarme el agua y la comida, que yo ayudé a sembrar, cuidar el cultivo y cosechar, porque según él y su mujer yo ya no estaba apta para vivir allí, porque dicho sea de paso, un día, su mujer ha logrado que yo perdiera la paciencia - en otras palabras, he decidido perder la paciencia - porque su hembra, además de trastornada, burra, envidiosa, celosa, acomplejada, era agresiva al punto de maltratar al viejo y él se lo permitía, alegando ser suficientemente "superior" espiritualmente para que eso le afectara. Chorradas de gente pseudo espiritual. Charlatanes. Pero cuando las agresiones que empezaron en tono verbal me tocaron a mí, otro gallo cantó. Conmigo, los malos tratos tienen retribución instantánea, como también lo tiene, los actos de afecto, honestidad, generosidad y respeto. Ya basta lo que he tolerado en mi infancia de mis padres, como para tolerar eso de una mujer cualquiera, cuando resulta que hasta no haber perdido la paciencia, la trababa con cariño, respeto, atención y tolerancia. Pero si alguien me amenaza o me pone la mano encima, o me habla escupiendo en la cara, no respondo por mi. Entonces me fui después de haber dado un poco de su medicina a la feminista esquelética y violenta esta, que se creía Hulk. No tuvieron valor de echarme, de hecho me tenían miedo tras ver mi lado obscuro y violento, cual hacía de todo para no manifestar, aunque ha sido muy invocado por ellos y sus contradicciones... Desde entonces, hicieron una campaña de boicot para que me fuera. En fin. Perdonados están. Ellos y todos los demás que no hicieron más que ponerme la zancadilla estos últimos tiempos.

Ahora me queda esperar la rama gorda del cielo, quieta, si es que viene, pues con cada movimiento que hago, lo que logro es hundirme cada vez más en la arena movediza en la que estoy metida.

Y se acaba aquí. 

Andréa Cristo 2018






12 jul. 2018

No te lo mereces...


Hola Amigos, Catatonia Existencial, es un proyecto simple y honesto, con muchas sorpresas futuras pero necesita ayuda y no tengo tiempo para elaborar una campaña Crowdfunding porque ya estoy ocupada con las marañas digitales en realizar un trabajo limpio y decente en Internet que es poner mi creatividad informativa y artística en marcha a toda máquina, y quitar un poco el protagonismo a la superficialidad y la hipocresía que nos tiene la mayoría de los pensadores "catatónicos" amargados.
Por eso pido una colaboración mínima, para que pueda, por lo menos, costear mis promociones futuras en Youtube y actuales en Facebook, para lograr llegar a cada vez más personas. No cuento con la simpatía de AdSense de Google porque según ellos hecho trampa con los anuncios, aunque los dos sabemos que no es cierto, sin embargo ellos son los Todopoderosos de Internet y que lo que digan ellos, aun siendo mentira, está dicho. Por lo tanto tengo que elaborar otra estrategia de monetización, cuando hay subido de nivel, pues todo se empieza desde abajo. Con el tiempo veréis en que se ha convertido vuestra donación. La razón es que no quiero atiborrar mis contenidos de publicidad de terceros, pues como no me gusta a mí entrar en un sitio de interés y ser bombardeada con anuncios, creo también que a mucha gente no le gusta. Quisiera hacer de eso un trabajo, pero sin vender mi alma al diablo.
Iré informando de mi evolución en este espacio que vengo creando con mucho amor y convicción.
Gracias.

Los secretos de mi niñez, ahora revelados. - Parte I




Hablo muy poco de mi niñez, quizás porque no me guste volver allí por razones más que obvias. Mi infancia ha sido terrible... Terrible.

Pero no vine hablar de eso, en detalle.

Vine a hablar de lo que nunca he hablado con nadie. Ni con los miles de psiquiatras que me acompañaron toda la vida.

Cuando yo era muy niña, entre los dos y siete años, yo tenía visiones extrañas. Pero no podía hablar de ellas, porque desde pronto he comprendido que mis padres eran muy intolerantes con todo y más valía callarse de estos temas. Dicho sea de paso que, tengo memoria desde muy temprana edad. Soy capaz de acordarme de cosas que han ocurrido desde bebé.

Pienso que veía otras dimensiones paralelas. No sé... Una de estas visiones, fue que al mirar en el hueco de una escalera, de arriba hacia abajo, he visto un portal hacia no sé qué... Estaba rodeado de nubes estáticas y en el centro había algo que hoy puedo interpretar como el vacío o la ausencia de tiempo. Desde allí dentro sonaba un lamento indescriptible parecido al aullido de un lobo pero mucho más agudo.

Seres extraños venían a visitarme en sueños y despierta. En casa de mi madrina, con dos años de edad, he soñado con bosque en penumbra, donde de los árboles colgaban frutos plateados brillantes. Yo no podía alcanzarlos. Pero vino una sombra en forma humana, y cogió un fruto y me lo dio. El fruto tenía un sabor como de las golosinas de Malvavisco y a pesar de tener un aspecto exterior frío y duro, era un fruto muy bello.

Si de sueños vamos hablar, a los cinco años, mis padres, muy nómadas por aquel entonces, vivían en un cuarto de una villa trasera al bar que regentaban. Yo quedaba allí sola, casi todo el día sin poder moverme mucho, pues mi madre no me dejaba relacionarme con otros niños, ni salir en el patio de la villa salvo si fuera con ella. En este lugar, un día tuve un sueño con un ente encapuchado, vestido como un fraile, pero no veía su rostro. Aunque mirase muy dentro de su capucha, sólo veía oscuridad, pero su voz sonaba claramente. El me puso en su regazo, y abrazándome me dicho que debería prepararme para lo peor, pues muy malos tiempos vendrían y mira que, a pesar de mi corta edad, tenía suficiente uso de razón (en el sueño) para comprender perfectamente todo lo que me decía. Sin embargo, a pesar de las malas noticias, del trágico que me anunciaba, yo me sentía tan segura en sus rodillas, sentía un cosquilleo intenso en el estómago, como si fuera a explotar de alegría, como si estuviese sentada en el regazo del mismísimo Dios, que quizás se había manifestado en esta forma, con atuendos folclóricos de la muerte, para permitirme familiarizarme con mi futuro, como se tratase un ritual previo a un sacrificio. El ente olía tan bien, era tan delicado y amable, tenía la voz tan profunda, tan reconfortante que no tengo palabras para describir esta presencia onírica de forma racional. Nunca más, en vida, he sentido un olor parecido ni una emoción de tal calibre. Me acordé de este sueño cuando los hechos se produjeron y tinieblas se han derramado sobre mi infancia y nunca más me olvidé del visitante. De hecho, estoy segura que este ente nunca me dejado de acompañar, aunque hasta el día de hoy, no he recibido más su visita en sueños. Pero no pierdo la esperanza de volver a verle y hablarle.

Poco tiempo antes que mi padrastro empezara abusar de mí, yo recuerdo que, en una ocasión extraordinaria por causa de una vista de mi tía que tenía problemas, mis padres me pusieron a dormir en una colchoneta al lado de su cama. Mi madre estaba embarazada de mi hermana en esta época. Entonces, me desperté en la madrugada, con un fuerte zumbido en los oídos y miré en dirección al pie de la cama de mis padres. Entonces vi a mi padrastro de pie, pero no era él, sino su cuerpo astral, su doble, mirándome con los ojos desorbitados, como si aterrado, por yo haberle sorprendido fuera del cuerpo quizás. Me senté y sacudí fuerte la cabeza para comprobar que no estaba soñando, pues mi padrastro y mi madre dormían plácidamente a mi izquierda, aunque la aparición de su doble seguía allí mirándome con aquella expresión de horror y tristeza. Hasta entonces no sentía miedo, ni nada parecido. Estaba curiosa. De pronto, al intentar levantarme, floté y me he dado cuenta que yo misma estaba fuera de mi cuerpo, pues al elevarme en el aire, me desconcerté, miré atrás y me he visto durmiendo. Con el susto de verme inmaterial, me sentí caer desde muy alto y de no sé desde donde, para despertar de verdad con un sólo grito, desvelando también toda la casa. Lo que puedo decir de esta experiencia, es que ha sido más real que la vida misma.

A pesar de todas las tragedias, yo tenía una amiga imaginaria que se llamaba"Pensativa". Ella me ayudaba a sobrellevar mi destino, me daba consejos de como soportar aquella situación, bajo el gobierno de una madre que descargaba toda su ira sobre mí, me pegaba por cualquier cosa, hiciera bien o mal, o incluso nada, y un padrastro pedófilo. Era una vida bajo tensión constante. Pero al mismo tiempo que yo le tenía a ella como apoyo, como alivio, yo tenía también otro ser imaginario que estaba en constante conflicto con Pensativa. él no tenía nombre, sólo tenía dolor y más dolor y mucha rabia. Muchísima rabia... Según él yo debía acabar con mi vida. Casi lo logró... Y aunque, Pensativa y El, han desaparecido, sus ecos han quedado.

Yo tenía miedo a mis fotos. Mi madre encargó un póster con la foto arriba, y yo no podía quedarme a solas con mi propia imagen. Me tenía verdaderamente miedo, como si yo fuera otra persona. La foto me inspiraba hostilidad. No me gustaba esta mirada, no me gustaba este ritus sardónico, visto que al hacer esta foto, me obligaron a sonreír y quedarme en una postura incómoda. Dicho sea de paso, que esta foto fue sacada luego después de que mi madre me había recuperado de la tutela de mi madrina, que creía que mi madre no tenía responsabilidad para criarme. Entonces mi madrina cometió un gravísimo error: Ha decretado que sólo me devolvería cuando mi madre tuviese una pareja, llevando a la mujer de 21 años a ser incauta en sus relaciones, visto que ha elegido el hombre más hijo de puta del mercado cuyo ha destruido mi infancia y adolescencia, por no decir la vida entera, quedando impune hasta su muerte, considerado como una víctima de mis "mentiras" por la familia y por mi madre misma. En fin...

A pesar de todo esto, yo tenía mucho amor en mí. Y sigo teniendo, pero no sé a quien dar amor, intento en todo caso dar amor a mi misma, pues la gente que conozco en mi camino no quiere amor, quiere sumisión, esclavitud, codependencia, cubrir sus necesidades egocéntricas, económicas y emocionales sin dar nada a cambio, siquiera respeto...  Y no digo amor de pareja, sino que esto se repite en cualquier tipo de relación. No logro atraer alguien que tenga verdadero amor que dar, enseñar o quiera recibir.

Recuerdo que a los ocho años, un día he visto una luciérnaga moribunda, cosa rara en medio de la gran São Paulo... La he cogido con mucho cuidado, le he hablado "¡Aguanta, aguanta! ¡No te mueras, te vas a poner bien!" Y la luciérnaga parpadeaba su luz y movía dificultosamente sus alas intentando volar... La dejé sobre el jardín de mi madre, encima de una flor, y le dije que Dios la iba a curar, que iba a volar de nuevo. Le puse una gota de agua al lado por si tenía sed y me fue a la cama, pensando, implorando a Dios que la salvara, como la luciérnaga fuese parte de mi, y lo era en en cierto modo. Pero en el día siguiente, estaba muerta. Entonces, le di sepultura en el jardín de esta casa donde todo lo malo ha empezado, donde hoy, hay un edifico de lujo en su lugar...

Continuará...

Andrea Cristo




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...